Dirección: Jr. Coronel Zegarra 1085 Jesús María (Paralela a la cuadra 10 de la Av. Cuba)

Horario de Atención: De Lunes a Sábado - De 8 am a 9 pm
    Teléfono: Teléfonos: (01) 4702461/ (01) 2707926/ 934411960

Aplicación de toxina botulínica

Hoy en día es uno de los tratamientos mas utilizados a nivel mundial para conseguir la mejoría temporal de las arrugas cutáneas moderadas y graves, de forma fácil y sin complicaciones, además se puede decir que es uno de los mejores tratamientos estéticos para prevenir la formación de futuras arrugas. Este procedimiento siempre debe ser administrado por médicos con la cualificación adecuada, con experiencia en el tratamiento y con el equipo apropiado.

El tratamiento con toxina botulínica tipo A es muy eficaz, seguro y cómodo para los pacientes que desean eliminar los surcos y arrugas que han aparecido en determinadas zonas de su rostro debido a gestos habituales como fruncir el entrecejo o entrecerrar los ojos. Este tratamiento tiene una utilidad demostrada como técnica no invasiva de rejuvenecimiento facial, ya que es capaz de eliminar parte de las arrugas producidas por la contracción de los músculos faciales, principalmente en la zona de la frente, el entrecejo, el contorno ocular, el perímetro de la boca y el cuello.

 La seguridad de los tratamientos estéticos realizados con esta sustancia ha sido probada en estudios médicos a lo largo de más de 20 años, lo que certifica que se trata de una terapia segura, eficaz y bien tolerada. Sus efectos no son a nivel sistémico siempre que se respeten las dosis y zonas adecuadas de inyección.

PATITAS DE GALLO

Para eliminar las temidas “patas de gallo” se realiza un marcaje en forma de triángulo (con la base hacia el canto externo del ojo y teniendo sumo cuidado de no inyectar la toxina por dentro del borde orbitario).

Por último, en la porción más externa del párpado superior, debajo de la cola de la ceja y encima del reborde orbitario, se realizan dos infiltraciones para evitar que la contracción del músculo orbicular en esta zona deprima la cola de la ceja.

ENTRE CEJO

Del mismo modo, se realizan infiltraciones en la comisura del labio inferior, en la depresión comisural, en la zona del músculo depresor del labio inferior y por fuera de la comisura, un centímetro hacia abajo y hacia afuera.

También la zona media del cuello presenta en ocasiones arrugas, que se disponen en forma de dos bandas paralelas como consecuencia de la contracción del músculo platisma. Para corregir este efecto se aplican 4 ó 5 inyecciones a lo largo de la banda, pellizcando la banda platismal para controlar su posición antes de introducir la toxina en su espesor. Durante las cuatro a seis horas siguientes a la aplicación de la toxina botulínica no deben realizarse masajes en la zona; pues la toxina podría difundirse y paralizar temporalmente algún músculo cercano a la zona de infiltración y generar asimetrías.

FRENTE

Las complicaciones son muy raras, siendo algo frecuente la aparición de una leve inflamación o pequeños hematomas en la zona de aplicación, que dura unos pocos días.
El tratamiento debe evitarse en pacientes embarazadas, en lactancia y en pacientes con coagulopatias o en tratamientos anticoagulantes.

Los efectos del tratamiento se observan al cabo de tres o cuatro días y son reversibles, con una duración aproximada de seis meses —cuando se crean nuevas placas de unión neuromuscular que reactivan la neurotransmisión—. Sin embargo, en este período se produce una deshabituación del paciente a contraer los músculos de las zonas tratadas y cuando desaparece el efecto de la toxina botulínica tiene menos tendencia a contraer la musculatura, por lo que la atenuación de las arrugas se mantiene parcialmente.

Igualmente es interesante en algunos casos ( arrugas muy profundas), combinar o completar el tratamiento con procedimientos de relleno y peelings.

RESULTADOS